Cuando trabajamos con nuestros alumnos o compañeros tenemos que recurrir en muchas ocasiones al correo electrónico para comunicarnos. A pesar de ser un gesto mil veces repetido, no siempre le prestamos toda la atención necesaria y se nos escapan algunas funcionalidades que, aun siendo de manejo muy sencillo, no le sacamos todo el partido posible. Este es el caso de la respuesta estándar de Gmail, que nos permite crear una serie de plantillas reutilizables a partir de un aspecto base.

La configuración de una respuesta estándar puede ser tan sencilla como crear un correo desde el mismo Gmail y establecerlo como patrón. Si queremos tener más posibilidades de edición podemos echar mano de un procesador de texto o incluso de maquetación HTML.

En este vídeo explico cómo mediante unas operación muy sencillas se puede conseguir un aspecto formal y profesional en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.