Movimientos narrativos

Son cinco los movimientos narrativos básicos, en orden creciente de aceleración:

  1. Pausa descriptiva. Ritmo de máxima retardación en el que se detiene el tiempo de la historia. En la pausa descriptiva, el tiempo de la historia que corresponde a un segmento dado en el tiempo del discurso es cero. Es este el estatuto de las descripciones en las cuales no está implicada la conciencia o el acto de la contemplación de algún personaje. Son, por tanto, descripciones de filiación claramente narratorial que «detienen» el tiempo de la historia. En cambio, las descripciones focalizadas en un personaje, no detienen el tiempo aunque retarde de manera perceptible el ritmo. De hecho tales descripciones tiene valor de escena.
  2. Digresión reflexiva. En muchas ocasiones ligado a la pausa descriptiva considerando, incluso, ambos como un único movimiento. Los comentarios o análisis del narrador también detienen la acción a través del discurso valorativo o abstracto donde se expresa claramente la subjetividad.
  3. Escena. La escena es la única forma de duración que podría considerarse isocrónica; es decir, un tempo narrativo en el que se da la relación convencional de concordancia entre la historia y el discurso: la duración diegética de los sucesos es casi equivalente (o por lo menos da la ilusión de serlo) a su extensión textual en el discurso narrativo. La escena tiende a ser un relato más o menos detallado; con frecuencia privilegia el diálogo como la forma más dramática -y por tanto escénica- de la narración.
  4. Resumen. En este movimiento narrativo se observa un ritmo de aceleración creciente; los sucesos tienen una duración mucho mayor en el tiempo diegético que en el espacio que les dedica el discurso narrativo: diez años en la vida de un personaje, por dar un ejemplo, se despachan en dos o tres líneas.
  5. Elipsis. Movimiento narrativo que nos da una impresión de máxima aceleración. Una duración diegética dada no tiene «lugar» alguno en el discurso narrativo. No se da cuenta de esos diez años, ni siquiera de forma resumida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.